info@marcelaburgos.com 0034 938345940
Bálsamo de propóleo
5 enero, 2019
0

Bálsamo multipropósito

Regenerativo, cicatrizante, antibacteriano, protector, antimicótico, antioxidante...

Este bálsamo está elaborado con tintura de propóleo, un poderoso antibacteriano con valiosísimas propiedades curativas. La miel y la cera de abejas son ingredientes adicionados al bálsamo que brindan poder cicatrizante, protector y textura al producto.

Además, los oleatos de caléndula y cannabis son antiinflamatorios, calmantes, cicatrizantes y analgésicos, sin duda, un bálsamo ideal para el invierno, para proteger, regenerar y cicatrizar pieles secas y agrietadas por el frío. Si no sabes preparar un oleato o macerado oleoso, aquí te explico cómo se hace.

Si estás embarazada y no eres alérgica a ninguno de los ingredientes, puedes utilizar este bálsamo para tus talones y codos y también para hidratar tu pancita, conseguir elasticidad, calmar el picor y combatir las estrías.

Siempre realiza un test de sensibilidad en la parte interna del codo y espera 24 horas antes de usar.

Qué es el propóleo

El propóleo es una sustancia resinosa de color amarillo, verdoso, pardo o rojizo que las abejas elaboran con el exudado de las yemas de las plantas o de algunos árboles resinosos como por ejemplo el eucalipto, el pino y el ciprés, el mango y el aguacate, especialmente sobre partes dañadas o quebradas. El propóleo es el mejor cicatrizante conocido, uno de los mejores productos antibacterianos y antifúngicos de amplio espectro. Es 3,5 veces más anestésico que la cocaína y se usa ampliamente en medicina natural.  El propóleo contiene ácido benzoico un conservante natural muy utilizado en cosmética natural como también en alimentación.

Composición del propóleo

Componen el propóleo más de 200 sustancias que pueden variar según la flora del lugar y la estación del año. Los lugares más propicios para un buen propóleo son los bosques montañosos con muchas coníferas resinosas. La composición del propóleo es la siguiente:

  • Cera 20-30%
  • Resinas y bálsamos aromáticos 40-50%
  • Aceites esenciales 5-10%
  • Polen 4-5%
  • Mezcla mecánica 10-30%

Las fracciones que tienen propiedades terapéuticas son las resinas, bálsamos y aceites esenciales. Contienen antibióticos, antimicóticos y bactericidas poderosos, moléculas con efectos estimulantes del sistema inmunológico, anestésicos, cicatrizantes y en algunos casos antitumorales comprobados. Estas propiedades derivan de que las plantas mismas las usan para defenderse de los gérmenes y para organizar el desarrollo armónico de su crecimiento. Uno de los antibióticos más poderosos y conocidos del propóleo es el ácido-10-hidroxi-2-decenoico, que también es característico de la jalea real. Los flavonoides o bioflavonoides (pigmentos vegetales) tienen propiedades antioxidantes, antimicrobianos, anticancerígenos, antimutagénicos, etc. Se puede utilizar en extracto alcohólico, propomiel (2%-5% de propóleo), oleatos, extracto blando, bálsamos y mantecas vegetales de propóleo que se pueden agregar a infinidad de productos.

Jalea Real

La Jalea Real es rica en lípidos y vitaminas, tiene la capacidad de mantener la hidratación de la piel, dejándola más suave y elástica. Es antioxidante y regeneradora lo que la hace ideal para tratamientos anti-edad y de envejecimiento de la piel. Tiene propiedades anti-bacteriales, antisépticas y antiinflamatorias, lo que nos ayudará a proteger la piel de las agresiones externas y prevenir la aparición de erupciones o infecciones. Almacena siempre los extractos de la colmena en la nevera pues son muy susceptibles al calor.

Lo que lleva

Ingredientes para 30 g

  • 1 g de polen
  • 3 g de miel de manuka
  • 0,5 g de jalea real (punta de espátula)
  • 9 g de cera de abejas ecológica
  • 2 g de Tintura de propóleo
  • 12 g de oleato de cannabis en AV oliva o girasol
  • 12 g de oleato de caléndula en AV oliva o girasol
  • 11 g de oleato de propóleo en AV oliva

Que necesitas

Materiales

  • 1 termómetro químico
  • 1 jarra térmica o cuenco de acero inox.
  • 1 cuchara de acero inox
  • 1 frasco o pote higienizado con tapa
  • 1 balanza de precisión
  • 1 delantal
  • Spray con alcohol de 70º
  • 1 mortero de porcelana o similar
  • Frascos para macerar

PROCEDIMIENTO

  1. Desinfecta todos los elementos de trabajo hirviéndolos o limpiándolos con alcohol de 70º y una toalla de papel de cocina. Desinfecta la superficie de trabajo. Pesa y prepara todos los ingredientes. Puedes moler, rallar o picar la cera de abejas para poder manipularla con más facilidad. La cera de abejas también se consigue en perlas.

2. Coloca en una jarra  los aceites macerados de caléndula y de cannabis y la cera de abejas, lleva al baño de maría. Reserva el oleato de propóleos para agregar al final ya que es termosensible.

3.  Mientras la cera se funde con los aceites, pon el polen en un mortero y muele lo mas que puedas. Se formará como una pasta.

4.  Cuando los aceites y la cera estén fundidos vierte de a poco sobre el polen y mezcla en el mortero.

5. Písalos y bate con la mano del mortero para formar una pasta.

6. Agrega el resto de los aceites y bate un poco más en el mortero para unir todo.

6. Coloca la pasta nuevamente al baño de maría hasta que todo se funda. Cuela el bálsamo en un frasco desinfectado con un colador de alambre, cedazo o gasa para retener los granos de polen que no se integraron y obtener un bálsamo suave.

7. Agrega el oleato de propóleos y la miel, mezcla bien. Luego agrega la tintura de propóleos y mezcla. Por último, agrega una cantidad equivalente a dos lentejas (punta de espátula) de jalea real y mezcla bien.

8. Introduce el bálsamo en un frasco con tapa, y espera a que se solidifique para taparlo. Etiqueta y listo para usar.

 

Los restos de polen pueden guardarse en un frasco desinfectado con aceite de girasol o de oliva para macerar y luego utilizar en la elaboración de jabón.


NOTA IMPORTANTE

Test de sensibilidad

Realiza un test de sensibilidad a los componentes de esta receta colocando una lenteja del producto en el pliegue interno del codo y espera unas 24 horas. Si notas alguna reacción, cambio de color, sarpullido o picor, no utilices este bálsamo.
***
En muchos países el cannabis es prohibitivo, pero esto no es problema para obtener un excelente bálsamo cicatrizante, utiliza manzanilla alemana o árnica para macerar o reemplaza todo por oleato de caléndula.
***
Si estás embarazada y no eres alérgica a ninguno de los ingredientes, puedes utilizar este bálsamo para tus talones y codos y también para hidratar tu pancita, conseguir elasticidad, calmar el picor y combatir las estrías.

¿Te gustaría aprender a elaborar tus propios cosméticos?

 

CURSO ONLINE COSMÉTICA NATURAL CASERA

Descubre más aquí.

MÁS RECETAS DE JABÓN Y COSMÉTICA EN MI BLOG

Eres miembro del Club, por favor ten en cuenta...

debido a la cantidad de suscriptores del Club me es imposible brindarte asesoramiento personalizado sobre las recetas entregadas mensualmente.  Tampoco puedo enviarte ni contraseñas ni los vínculos a las recetas de meses.  Gracias por comprender.

Por favor, lee el reglamento del CLUB aquí.

Si quieres dar a este tutorial un uso diferente al de elaborar la receta para ti o para otros, como utilizar su texto o imágenes para contenido de webs, blogs, libros, cursos, tutoriales, distribuir, fotocopiar o copiar para uso comercial, etc., DEBES SABER QUE NO ESTÁ PERMITIDO sin mi previa autorización por escrito. El uso indebido de este tutorial será denunciado y demandado.